Noticias Regionales

Seguro agrícola subsidiado por INDAP cobra relevancia ante fenómenos por cambio climático.

Se toma un seguro por los riesgos que pudiera haber en el año.  Esta frase resume lo que un pequeño agricultor piensa al querer optar por este instrumento; uno el poder dar continuidad inmediata a sus labores agrícolas y emprendimiento, después de una pérdida por inclemencias del tiempo y lo segundo asegurar su capital de trabajo, no incurriendo en un endeudamiento de alto monto.

En el actual escenario, donde se habla con mayor frecuencia del cambio climático y la incertidumbre que se instala con este fenómeno en la planificación y toma de decisiones en la agricultura, la opción de tomar un seguro ha cobrado más relevancia que nunca.  En este último escenario, es relevante abordar la realidad de la pequeña agricultura y como está asociada a este fenómeno, que ha generado, en los últimos años, una variabilidad estacional importante, respecto a las lluvias extemporáneas en la precordillera y como esto ha puesto en riesgo la agricultura, con pérdidas de siembras o cultivos, lo cual hace interesante conocer la relevancia que cobran la contratación de seguros agrícolas.

Bajo la mirada de la pequeña agricultura, el tema de las condiciones climáticas y estas pólizas ha ido cobrando mayor importancia en las decisiones de los agricultores, que ven con buenos ojos estos productos o herramientas paliativas, ante emergencias agrícolas, que se puedan presentar, sobre todo en casos en que determinados apoyos, por parte de las instituciones gubernamentales, para mitigar las necesidades del agricultor, no cubren lo suficiente, debido a los montos inferiores que maneja.

EXPERIENCIA

En el contexto de la experiencia que el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP) tiene con sus usuarios, y la entrega de seguros subsidiados junto a Agroseguros, conocimos la realidad de Don Abdón Challapa Vilches (70 años), agricultor y productor esencialmente de zanahoria, en el sector de San Antonio, comuna de Camiña, quien accedió a un seguro agrícola, el cual lo pudo cobrar, el pasado mes de junio, debido a la pérdida que tuvo en su cosecha de zanahorias, en febrero, pudiendo retirar un monto de 10 millones de pesos, para continuar, en el corto plazo, con sus labores agrícolas.  “Esta ayuda me permitió arrendar maquinaria que había perdido, además de mantener la mano de obra, y así poder seguir trabajando.  Esto fue muy importante, ya que se recupera la chacra y ahora estamos trabajando para agosto”, terrenos que esencialmente se concentran en tres hectáreas, para la producción de zanahoria, permitiendo la comercialización mayorista, entre Iquique y Arica, además de contar con cultivos menores, tales como cebollas, choclo, ajo y maíz, en menor cantidad.

Hace tres años, nos comenta este agricultor, que las lluvias tardías han provocado crecidas en los ríos, en periodos estacionales distintos, a los meses, en que se esperan para afianzar los cultivos.  “Esto ha provocado pérdidas, que dañan bastante el trabajo para las cosechas, que uno espera para los meses de febrero a abril, en el caso de las zanahorias.  Incluso el año pasado, por las crecidas del río, tuve perdidas con animales”.

Ante el actual escenario, donde el cambio climático está generando, hace un tiempo, distintos fenómenos, el director nacional de INDAP, Carlos Recondo, en una entrega simbólica del pago del seguro de arándonos a usuarias y usuarios de INDAP, de la Región del Maule, manifestó la importancia que el ministerio de Agricultura otorgue este Seguro Agrícola.  “Junto con adaptar la agricultura a esta nueva realidad, es muy importante poder ofrecer a nuestros productores instrumentos que los protejan y les den ciertas certezas y seguridades respecto de que sus procesos productivos, en cualquiera de los rubros en que ellos estén, van a llegar al final y van a poder cosechar lo que tenían planificado. Y si no es así, tener este instrumento que los pueda defender ante una situación de emergencia, como las que ya ocurren con tanta frecuencia”, detalló.

Esta póliza es una herramienta de transferencia de riesgo, denominada Agroseguros, que el Ministerio de Agricultura pone a disposición con estos seguros silvoagropecuarios con subsidio estatal, que permiten que los usuarios queden protegidos frente a eventos climáticos adversos y muerte animal; encontrándose para ello una amplia gama de seguros, para cultivos anuales, forestales, pecuarios (ovino, bovino y apícola), además de cobertura de precios para el maíz y trigo.  En el caso de los seguros de los cultivos anuales, este tipo de pólizas permite que los usuarios queden protegidos frente a eventos climáticos adversos.

Augusto Fernández, Ingeniero Agrónomo quien cumple labores como Ejecutivo Integral de INDAP en la comuna de Camiña, comenta que este tipo de herramientas de apoyo a la pequeña agricultura, se ha estado transmitiendo, a través de charlas, previa a esta pandemia, para poder orientar a los agricultores de su existencia y uso, tanto asociada su contratación a solicitudes de financiamiento, a través de créditos, como en forma directa (sin créditos)..  “Existen seguros de distinta índole, que los agricultores pueden tomar, para que puedan darle continuidad a sus compromisos económicos y así recuperarse productivamente; factor de mucha ayuda”, señala.  En la Región de Tarapacá, por ejemplo, nos comenta este agrónomo de INDAP, existen los seguros de cultivos anuales solamente, para cultivos menores, tales como para el ajo, betarragas, cebolla, cebollín, maíz, zanahorias, melones, lechugas y zapallos de guarda.  “Estamos hace un tiempo fortaleciendo la difusión de estas herramientas de apoyo, ya que orientan a nuestra pequeña agricultura, a una buena decisión a futuro, más allá de ofrecer un seguro, en este caso el que pueda dimensionar su utilidad por sobre, por ejemplo los bonos de emergencia, que están orientados a situaciones excepcionales, y de bajo monto, lo cuales tienen un subsidio de ayuda, del orden de los 100 mil a400 mil pesos, dependiendo de los recursos disponibles, ya que son de características distintas, en su modalidad de entrega”, pese al mismo escenario que esté vivenciando el agricultor.

Augusto Fernández, Ingeniero Agrónomo quien cumple labores como Ejecutivo Integral de INDAP en la comuna de Camiña, comenta que este tipo de herramientas de apoyo a la pequeña agricultura, se ha estado transmitiendo, a través de charlas, previa a esta pandemia, para poder orientar a los agricultores de su existencia y uso, tanto asociada su contratación a solicitudes de financiamiento, a través de créditos, como en forma directa (sin créditos)..  “Existen seguros de distinta índole, que los agricultores pueden tomar, para que puedan darle continuidad a sus compromisos económicos y así recuperarse productivamente; factor de mucha ayuda”, señala.  En la Región de Tarapacá, por ejemplo, nos comenta este agrónomo de INDAP, existen los seguros de cultivos anuales solamente, para cultivos menores, tales como para el ajo, betarragas, cebolla, cebollín, maíz, zanahorias, melones, lechugas y zapallos de guarda.  “Estamos hace un tiempo fortaleciendo la difusión de estas herramientas de apoyo, ya que orientan a nuestra pequeña agricultura, a una buena decisión a futuro, más allá de ofrecer un seguro, en este caso el que pueda dimensionar su utilidad por sobre, por ejemplo los bonos de emergencia, que están orientados a situaciones excepcionales, y de bajo monto, lo cuales tienen un subsidio de ayuda, del orden de los 100 mil a400 mil pesos, dependiendo de los recursos disponibles, ya que son de características distintas, en su modalidad de entrega”, pese al mismo escenario que esté vivenciando el agricultor.

A este subsidio de INDAP pueden optar todos los usuarios que se encuentren acreditados y habilitados, pudiendo acceder a este programa, a través de su tramitación en las distintas agencias de área de INDAP, a lo largo del país, la que para el caso de Tarapacá, se encuentra en la localidad de Pozo Almonte. 

Carlos Recondo, Director nacional de INDAP, comentó, en la reciente entrega  simbólica de seguros, que “esta administración ha trabajado fuertemente en generar un cambio en la tendencia para aumentar la contratación del seguro agrícola por parte de la pequeña agricultura.  La cobertura de los seguros en la Agricultura Familiar Campesina venía descendiendo en términos del uso que estaban haciendo los pequeños agricultores de este instrumento. Desde 2018 logramos revertir y hemos crecido en la cobertura; hoy día hay casi 16.000 pólizas que se colocaron durante el año pasado. Esperamos seguir avanzando”, comentó.

Categorías:Noticias Regionales

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s